Son tiempos de crisis y nunca mejor utilizada la expresión oportuncrisis para referirse a las posibilidades de inversión que ofrece el mercado. Algunos inversores se inclinan hacia la compra de acciones que han bajado porque las industrias se encuentran en jaque, como las aerolíneas, los hoteles, los restaurantes y las empresas de viaje.

Pero lo cierto es que la mayoría de los inversores se han inclinado hacía el oro de inversión. Y esto resulta un problema cuando la mayoría de las plataformas han tenido que suspender la venta de oro o tagear sus productos como «sin stock» por el retraso en las entregas de los metales.

El miércoles, el Banco de Inglaterra envió un correo electrónico a los bancos que mantienen oro en su bóveda para asegurarles que todavía tenía acceso a entregas y aeropuertos. Los banqueros con bóvedas de oro en Canary Wharf, en el extremo este de la ciudad, están preocupados por el cierre del cercano aeropuerto de la ciudad de Londres, un popular punto de partida para vuelos que transportan oro hacia y desde Suiza y Luxemburgo.

Grandes distribuidores de monedas de oro, como The Perth Mint y la Real Casa de la Moneda de Canadá han disminuido o suspendido su producción a causa del Covid-19 y no informan sobre fechas exactas de regularización de la distribución. Tocará tener paciencia y esperar al reabastecimiento de monedas o estar atentos a la carga de stock en los sitios de venta de monedas de oro locales y a las subastas que organicen.